Rarezas

Rarezas

Rarezas 150 150 raulbaglietto

Para empezar el año 2015 voy a dedicar esta primera entrada de enero a presentar a unos cuantos cantantes que, saliéndose de los habituales cánones de las clasificaciones vocales, pueden ser considerados como prodigios, rarezas o, simplemente, freaks. Algunos de ellos en posesión del “prestigioso” Récord Guiness por su extraordinaria extensión o tesitura.

Vamos a empezar con la italo-brasileña Georgia Brown (antes Rossana Monti), poseedora del mentado récord por emitir la tesitura más amplia del mundo mundial. Dicen que es capaz de abarcar casi 8 octavas, desde el si más grave de un barítono hasta un fa cinco octavas por encima del de una soprano normal. Obviamente, esto es posible con técnicas diferentes a la clásica, así como inservible si no fuera por el uso del micrófono, sin el cual sería imposible escuchar la mayor parte de su registro vocal. No obstante, los sonidos que emite no dejan de ser sorprendentes, con un gran dominio del falsete y el whistle (silbido). Parece ser que sus notas más agudas son imperceptibles para el oído humano, por lo que es una cantante que goza de gran éxito entre perros y murciélagos. Aquí podemos observar la rareza de su emisión.

Pasemos ahora al género másculino. El estadounidense Tim Storms es el ser humano capaz de emitir la nota más grave jamás registrada: un si dos octavas por debajo del si más grave del piano. En este caso la técnica utilizada es el fry, o frito, que consiste en producir los sonidos con las cuerdas falsas. No olvidemos que estamos hablando de récords, no de belleza.

Otra cantante que fue considerada un prodigio por su extensión vocal (5 octavas) fue la peruana Yma Sumac. Era capaz de emitir unos efectos sorprendentes, como la doble voz. El dominio de su instrumento es realmente sorprendente y, desde luego, no quiero ni imaginar que habrían hecho con ella los inquisidores en la Edad Media…

Y para finalizar con este desfile de rarezas, lo voy a hacer con algo que hace tan solo unos 150 años no era considerada tal. Se trata de los castrados, aquéllos niños dotados de buena voz que eran evirados para evitar el desarrollo de la voz adulta, con lo que mantenían el sonido de su voz infantil con una capacidad pulmonar de adulto. Hasta nuestros días ha llegado la grabación del último de los castrati, ya que esta simpática práctica se prohibió en 1870. El italiano Alessandro Moreschi tiene el dudoso honor de ser el último representante de esa especie extinguida de cantantes, que eran considerados lo más hace sólo 3 siglos.

La verdad es que escuchando estas grabaciones a uno le dan ganas de llamar al exorcista más cercano, pero me parecía una buena idea empezar el año sorprendiendo. Espero que el 2015 sea estupendo para todos vosotros y que sigamos encontrándonos en este blog. ¡Muchas gracias por leerme!

Llámanos

+34 656 57 04 23

E-mail

info@raulbaglietto.com

© 2018 Todos los derechos reservados.