David Mason: el entusiamo por enseñar

David Mason: el entusiamo por enseñar

David Mason: el entusiamo por enseñar 150 150 raulbaglietto

Hace un par de semanas me sorprendió la noticia de la muerte de David Mason, un profesor de canto con el que yo estudié durante un par de años (2005-2006) en Madrid.

69110_135056463210906_1445793_n_660.jpg

De todos los maestros por los que uno pasa aprende algo; algo esencial que deja su impronta y que te acompañará durante toda tu vida y tu carrera profesional. Pues eso esencial que yo aprendí de David fue la alegría de cantar.

Sucede muchas veces que uno acude a clases con profesores que ponen demasiado acento en la búsqueda de una supuesta perfección técnica, y al final lo único que consiguen es bloquear al estudiante, cohibido por un Beckmesser que va señalando todos los fallos que uno comete. Es muy importante guiar al alumno correctamente, pero no es menos importante tener en cuenta que si el excesivo puntillismo lleva a este a la frustración, no vamos a conseguir nunca que dé lo mejor de sí mismo y es muy probable que poco a poco estemos matando su vocación por cantar.

Pues bien, eso es algo que nunca te sucedía con David. Recuerdo sus lecciones con cariño, unas clases de las que siempre salía con la impresión de que esa hora había sido una de las mejores horas de la semana. Era un profesor que gustaba de anteponer los aciertos a los fallos, que te animaba a sacar al artista que tenías dentro. Y esto es algo que siempre he tratado y trataré de hacer en mis clases.

Es evidente que hay ciertos errores técnicos que no se pueden dejar pasar, que hay que corregir con firmeza porque pueden desembocar en problemas más serios, pero nunca hay que llegar a desanimar al estudiante. Es muy importante aconsejar el repertorio adecuado al nivel técnico del joven cantante, donde esos problemas técnicos se pueden ir superando sin para ello tener que interrumpir cada dos compases, de tal manera que el estudiante vea que puede expresarse con cierta libertad.

Y ahora que el destino ha querido llevárselo con tan solo 58 años de edad, le he querido dedicar esta entrada de mi blog. Muchas gracias, David, por haberme devuelto la alegría de cantar y por enseñarme que la labor de un maestro de canto es uno de los oficios más apasionantes a los que uno puede dedicar su vida.

Llámanos

+34 656 57 04 23

E-mail

info@raulbaglietto.com

© 2018 Todos los derechos reservados.